Inicio EvidenCristianas Apoyemos la Reforma Policial

Apoyemos la Reforma Policial

29
0
Compartir
Lic. Samuel Reyes
PUBLICIDAD

Samuel Reyes
samuelreyes7@hotmail.com

Según un artículo de la abogada Nathalie Alvarado, coordinadora del área de seguridad ciudadana y justicia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) publicado en el mes de
octubre del año 2019 bajo el titulo “Reforma policial en América Latina: Desafíos y oportunidades”, hay varios aspectos que nos deben mover a preocupación sobre la policía latinoamericana.
El primero es la magnitud de la seguridad privada. “En el mundo entero la seguridad privada supera a los miembros de la policía, pero en América Latina la brecha es aún mayor.” En Brasil y Honduras hay 4 guardias privados por cada policía, en Guatemala la proporción es de 5 a 1. Este sistema de seguridad “paralelo” representa riesgos y costos adicionales para individuos y empresarios. Específicamente en nuestro país observamos por doquier los guardias del servicio de vigilancia privada. En resumen, terminamos pagando de nuestros bolsillos entre 0.82% y 1,42% del PIB en protegernos de los criminales.

PUBLICIDAD

Otros aspectos preocupantes son los casos de corrupción policial y la debilidad de los mecanismos de control y rendición de cuentas. En el 2019, el 47% de los latinoamericanos consideraba que la policía es corrupta y 53% que su gobierno no hace lo suficiente en la lucha contra la corrupción en la policía. Se debe desvincular a los agentes que cometan actos delictivos, pero de poco sirve si el sistema no está preparado para modificar el contexto que permite que esas prácticas ilícitas vuelvan a ocurrir.

En nuestra policía se exige que los reclutas sean bachilleres y pasen exámenes médicos, físicos, psicológicos y culturales, sin embargo, tal parece que cumplir con tales requisitos no
es suficiente. Su déficit de competencias se ve agravado por una ineficiente gestión de los recursos humanos y condiciones laborales que no se corresponden con la complejidad de la
función policial. Otra incongruencia es que según la FINJUS más del 30% de los policías son oficiales.

También hay una escasa representación femenina en la policía dado que las mujeres constituyen un poco más del 50% de nuestra población, el promedio de participación
femenina debe ser mayor.

Debemos presionar a nuestros lideres políticos para que se comprometan más con la reforma policial empezando con el presidente, el ministro de Interior y los altos mandos de la policía
para que ejecuten cambios profundos a todos los niveles.
El capital humano es lo esencial y la policía debe contar con condiciones laborales decentes.

Deben incorporar nuevas tecnologías de la información para afinar sus estrategias de patrullaje. Se deben desarrollar estrategias policiales para las zonas neurálgicas del crimen aumentando la presencia policial en esas áreas.

Y en todo el proceso reclamemos transparencia y, como ciudadanos responsables vamos a darle un acompañamiento con lupa.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here