Inicio Opinión Lavarse las manos, y ¡lavar el celular!

Lavarse las manos, y ¡lavar el celular!

75
0
Compartir
PUBLICIDAD
EFE / Madrid, España

¿Sabía que según un estudio de la plataforma de nuevas tendencias Dscout, las personas interactúan con sus teléfonos móviles un promedio 2.617 veces al día, tocando, deslizando el dedo o clicando sobre la pantalla?. Además, los usuarios más intensivos -un 10% del total-, duplican esa cantidad de toques diarios?) .

Por otra parte, según la investigadora del Departamento de Microbiología de la Universidad de Barcelona (UB) Maite Muniesa, la pantalla del teléfono móvil «puede llegar a contener más bacterias que la taza del váter».

PUBLICIDAD

Según la London School of Hygiene & Tropical Medicine, uno de cada seis móviles en el Reino Unido están contaminados con materia fecal, acumulando bacterias potencialmente nocivas, probablemente porque las personas no se lavan bien las manos con jabón después de ir al baño.

Son informaciones a tener en cuenta en tiempos del coronavirus, cuando usamos el móvil más que nunca, tocándolo y acercándolo a nuestra caras y a las mucosas de nuestra boca, nariz y ojos.

Debido fundamentalmente al teletrabajo, los estudios a través de internet y el aumento de nuestras compras, relaciones, gestiones y actividades digitales, a consecuencia de la pandemia y del confinamiento.

Para reducir el riesgo de contagio por medio de los móviles y/o sus pantallas, algunas compañías están lanzando teléfonos con una capacidad que está fuera del alcance de los dispositivos convencionales: la de ser lavados y desinfectados tan a menudo y del mismo modo como hacemos con nuestras manos, para mantenernos a salvo de la COVID-19.

Sus fabricantes los recomiendan especialmente para profesionales, trabajadores y empresas que utilizan el «smartphone»  como herramienta de trabajo durante la jornada.

MÓVILES ‘RUGERIZADOS’ TODOTERRENO.

Los teléfonos inteligentes de Crosscall, especializada en dispositivos ‘rugerizados’, es decir, mucho más resistentes a los golpes, vibraciones y temperaturas, así como a los daños causados por productos sólidos y líquidos.

Sus productos están diseñados para resistir el uso de geles desinfectantes o el lavado con agua y jabón, sin sufrir problemas en su funcionamiento, según esta firma francesa.

Estos ‘smartphones’ todoterreno son capaces de adecuarse a las medidas de prevención de higiene y desinfección ya que se pueden lavar y desinfectar, incluso utilizando geles de solución hidroalcohólica, para evitar los contagios, manteniendo el perfecto rendimiento del dispositivo y de la actividad que efectúa su usuario, según señala la compañía (https://crosscall.com/es).

“Gracias a su gran resistencia, los productos de la nueva gama CORE son capaces de adaptarse a las exigencias de la nueva  realidad”, afirma María Jesús Tamayo, directora general de Crosscall Iberia, en referencia al nuevo escenario que está dejando la crisis sanitaria de la COVID-19.

Señala que estos dispositivos han superado más de 13 pruebas de resistencia según el estándar de uso militar MIL-STD 810G.

“Estos dispositivos resisten las soluciones hidroalcohólicas compuestas por hasta un 99,8% de isopropanol, es decir los geles desinfectantes que usan los sanitarios y ahora todos tenemos en el trabajo y en casa», añade.

“Además, dentro de su característica de estanqueidad, estos móviles soportan la limpieza a fondo y desinfección en profundidad con agua a alta presión (90 bares) y alta temperatura (hasta 80ºC), incluso recibiendo chorros desde diferentes direcciones”, según Tamayo.

No es necesario apagar el terminal para realizar los procesos básicos de lavado y desinfección, ya que sus puertos de conectividad están cubiertos con tapas de estanqueidad  y, además, la tecnología de su pantalla permite usarlos con guantes para garantizar una mayor protección, según Crosscall.

DISPOSITIVOS QUE SE LIMPIAN CON AGUA Y JABÓN.

El doctor Simon Clarke, profesor asociado de Microbiología Celular en la Universidad de Reading en el Reino Unido, trabaja con el Grupo Bullitt, fabricante de los teléfonos resistentes y lavables Cat, para concienciar sobre la importancia de mejorar la higiene de los teléfonos inteligentes y así ayudar a reducir la propagación del coronavirus.

Clarke considera que los teléfonos que se pueden limpiar más a fondo podrían tener un papel crucial en la reducción de la propagación de la COVID-19, y que su uso debe ser una consideración clave a tener en cuenta por parte de las empresas que planifican la vuelta al trabajo de sus empleados.

Los teléfonos Cat, a diferencia de otros teléfonos,  se pueden introducir en agua caliente, ser frotados con jabón y luego enjuagados bajo el grifo, ayudando así a limpiar también zonas de difícil acceso como los puertos de carga y de auriculares, según su fabricante (www.catphones.com).

Además, pueden limpiarse con desinfectante para manos, gel antibacteriano o toallitas con alcohol, y también pueden colocarse en una solución desinfectante para una limpieza aún más profunda, un aspecto que se recomienda especialmente para los teléfonos compartidos en el lugar de trabajo que se pasan los trabajadores por turnos, según Bullit.

La compañía japonesa Kyocera  ha sido una de las precursoras en el lanzamiento de teléfonos inteligentes ideales para personas con fobia a los gérmenes y que han cobrado una renovada actualidad debido a la COVID-19, aunque estos productos solo están disponibles para el mercado japonés.

En diciembre de 2015 lanzó el modelo ‘DIGNO rafre’, lavable a mano con jabón y resistente al agua caliente, lo que permite a su usuario utilizarlo mientras se lava las manos o se está bañando, y en enero de 2017 la compañía presentó a su modelo sucesor, el ‘New rafre Washable Smartphone’, al que se le añadió la capacidad de resistir  el jabón corporal espumoso.

Las pantallas táctiles de ambos teléfonos se pueden usar, incluso cuando el usuario tiene las manos mojadas o usa guantes.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here