Inicio EvidenCristianas Idelsa Núñez: “Del destello de los reflectores a brillar con la luz...

Idelsa Núñez: “Del destello de los reflectores a brillar con la luz de Cristo

396
0
Compartir
PUBLICIDAD

SANTO DOMINGO– Durante más de dieciocho años estuvo en los medios de comunicación. Para eso estudió y se preparó, así que en sus planes no estaba dejar de lado eso que tanto amaba. Pero los propósitos  que tenía Dios, eran distintos. Así que, aún teniendo una presencia sólida en radio y televisión, estando acostumbrada a los aplausos y la fama propios de ese ambiente, dejó todo a un lado para vivir según el plan perfecto que Dios diseñó para ella. Te invitamos a conocer un poco del testimonio de la comunicadora Idelsa Núñez.

En su hogar aprendió los valores y a escuchar acerca de Dios. En su deseo por conocerlo más, se da cuenta de que lo conocía solo de oídas y en la célula en casa de una amiga comienza a tener intimidad y experiencias con Dios.

PUBLICIDAD

“Durante 15 años estuve visitando la iglesia y ahí me fui solidificando en la Palabra. Aprendí a conocer a un Dios de intimidad no un Dios de religiosidad que era el que me habían enseñado cuando iba a la iglesia con mis padres. Esta vez era diferente.Tenía deseos de conocer más a Dios, eso afirmómás mi fe y me sirvió para los momentos difíciles, los tiempos de prueba, cuando tuve que atravesar los desiertos”.

Un cambio de dirección

A veces para avanzar, necesitas hacer una pausa y cambiar de dirección y sentido. Eso significó dejar los medios de comunicación y resulto una decisión difícil de tomar. Pero necesaria.

“La decisión de dejar los medios fue muy difícil y duro. Sobretodo cuando llevas una carrera sólida, con proyectos personales después de haber trabajado por muchísimos programas televisivos. Pero elegí crecer espiritualmente. Tuve entender, de parte del Señor, que para poder llegar a donde Élquería tenía que dejar a un lado aquello que tanto me gustaba. No salí, sino que el Señor me movió por un tiempo porque iba a ser difícil para la gente entender el cambio que estaba llevando dentro de mí”.

Los desiertos

Problemas con su relación sentimental,  las finanzas y la salud; voltearon de cabeza su mundo. “Cuando mi mundo se voltea completamente, ahí Dios comenzó a revelarse a mi vida como el Dios real. Ahí comencé a conocer a un Dios diferente al que conocía”.

Uno de los mayores desiertos que ha atravesado en su vida fue el enfrentarse a un cáncer de tiroides que hizo metástasis en sus ovarios.

“Me vi afectada por un cáncer de tiroides que había hecho metástasis. Fue ahí cuando el señor comenzó a tratar conmigo más profundamente. Tuvo que llegar eso para yo darme cuenta que Dios quería tratar conmigo y hacerme entender el llamado que tenía. Creo que fue la forma de  llevarme al propósito que Él quería”.

Cuando todos te dejan, con todo Jehová te recoge

En ese proceso de enfermedad,  todo el mundo se fue. Los que supuestamente eran amigos de años desaparecieron. Y en la soledad Dios comenzó a tratar con ella. “Cuando Dios te llama te mantiene oculto, trabajando contigo. Tiene que haber un desierto completo y en el desierto no hay amigos, no hay familia, no hay nadie. Sólo tú y él.Y fue como me fui apartando tranquila y silenciosamente de los medios hasta que llegó un punto de donde dije ya no puedo seguir y Dios lo hizo”.

Asimilando el llamado

“Había en una lucha interna porque no me creía digna de estar en un púlpito. No me sentía preparada para estar sirviendo al Señor porque sé que veníade un mundo de vanidad. Tenía temor de Dios pero no tenía ese conocimiento. Internamente me decía tú no sabes predicar, pero si tú nunca has estudiado la palabra y me decía cómo voy a hablar de versículos que no conozco y veo la gente hablar con tanta facilidad y citar la Biblia. Y comenzaba este temor a quererme paralizar cuando me paraba en el púlpito. Cuando comencé a obedecer y a quitar la duda de mi cabeza y a soltar el temor que me paralizaba, entonces comencé a ver la mano de Dios obrar. Comencé a ver que no era yo sino que era él a través de mí”.

El cambio de vida

“Mi vida me ha cambiado totalmente. Vivo en una paz completa. Dios ha ido tratando conmigo en esa paz y tranquilidad y me ha ido bajando la velocidad”.

Actualmente pastorea la iglesia El Gran Yo Soy con locales en Santo Domingo, La Vega y próximamente en Villa Mella. Labor que comparte con la crianza de sus hijos adolescentes, Sara y Abraham, quienes también sirven en el ministerio. Recientemente, publicó su primer libro “Prisionera de toda esperanza”, donde comparte su testimonio y cómo ha logrado avanzar sin retroceder. “Es un libro que fue concebido para ayudar a crecer y fortalecer la fe. Que sin importar las circunstancias, nunca se debe apartar tu confianza del Señor”.

PUBLICIDAD
Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here