Inicio EvidenCristianas Oración por la Paz / Telésforo Isaac

Oración por la Paz / Telésforo Isaac

PUBLICIDAD

“La Oración de san Francisco de Asís, también llamada Oración simple u Oración franciscana por la paz, es un poema escrito probablemente a principios del siglo XX pero atribuido hasta fines de ese siglo al fraile italiano Francisco de Asís (1182-1228). Investigaciones posteriores realizadas por el académico francés Christian Renoux permitieron entrever los verdaderos orígenes de la oración, cuya autoría continúa siendo incierta. Con todo, la oración fue objeto de análisis y predicación por personalidades contemporáneas de variada extracción. Esta oración es hoy una de las devociones más populares dentro del cristianismo, reconocida como una síntesis -hasta el presente anónima- del ideario vivido por el «santo de Asís»”. (Wikipedia Español)

Esta oración atribuida a Francisco de Asís ha conquistado el espíritu de los humanos en tiempo y términos modernos y tiene influencia que fulgura en la mente y corazones de muchos. La invocación se implora en el mundo cristiano y en múltiples idiomas y comunidades religiosas de diferentes tradiciones de fe y devociones.

Señor, haznos instrumentos de tu paz. Donde haya odio, sembremos amor; donde haya ofensa, perdón; donde haya discordia, unión; donde haya duda, fe; donde haya desesperación, esperanza; donde haya tiniebla, luz; donde haya tristeza, gozo.

Concede que no busquemos ser consolados, sino consolar; ser comprendidos, sino comprender; ser amados, sino amar.

Porque dando, es como recibimos; perdonando, es como somos perdonados; y muriendo, es como nacemos a la vida eterna. Amén.

El investigador Renoux estuvo conmovido por las atrocidades, violaciones humanas, disturbio de la paz y quebrantamiento de la unión de las naciones. Motivado por esto, interpretó la impresión del reconocido hombre santo y representó esta impresionante pieza de profundidad espiritual que es reflejo innegable del sentimiento de paz, amor, perdón, esperanza, unión y fe, que abrigaba el bienaventurado Francisco.

Actualmente en todo el globo terráqueo hay múltiples acontecimientos que causan desastres naturales que los humanos tratan de aliviar o neutralizar, a veces con escaso éxito. Los seres humanos estamos en una continua cadena de actividades que causan desequilibrio de los recursos naturales y por otra parte se fomentan intrigas, altercados, odio, persecuciones, violencia familiar, luchas de clases, intrigas religiosas, altercados políticos, contiendas, corrupción en la administración gubernamental, expoliación empresarial y guerras entre pueblos y naciones.

El concepto de la Oración atribuida a Francisco de Asís es un benévolo deseo de revertir las tendencias negativas que empañan la mente, distorsionan la conciencia e inflaman el ego de personas comunes, dirigentes ambicionados, camaradas sociales para que la fe sea fortalecida, la esperanza ensanchada y la caridad profundizada y explayadas de modo concreto y extendido para propiciar la paz, la pasión de concordia, el ánimo de perdonar, la voluntad de fraternizar, despojar las tinieblas y en fin estar acondicionado hacia servicios a los demás con sencillez de corazón para prevenir desamor, corrupción moral, torcedura sexual, prejuicio racial, desagradables conflictos, actos violentos familiares y guerras entre pueblos y naciones.

La Oración atribuida a Francisco de Asís, es una rogativa apropiada para ser invocada por las almas piadosas y personas de buena voluntad; así se hará honor y respuesta a la enseñanza de Jesús el Cristo que ha impactado el mundo: “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia”. (Matero 5:7 BCV)

Al mandato de Jesús, se añade la recomendación del Apóstol Pablo, quien dijo: “Alejen de ustedes la amargura, las pasiones, los enojos, los gritos, los insultos, y toda clase de maldad. Sean buenos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, como Dios los perdonó a ustedes en Cristo. (Efesios 4: 31-32 – BDHH).

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD