Inicio EvidenCristianas Textos incómodos: Los mismos lo asesinarían hoy, y por las mismas razones

Textos incómodos: Los mismos lo asesinarían hoy, y por las mismas razones

Roy Soto
PUBLICIDAD

Jesús fue un revolucionario del amor, un disruptor del sistema establecido, un iconoclasta que desafió las estructuras del poder religioso y político de su tiempo. Su inclusión, su acercamiento a los «pecadores», su socialización con mujeres y su abandono de la sinagoga lo convirtieron en una amenaza para los líderes religiosos y políticos de su época.

Jesús tocó lo que nadie más tocaba, predicó un evangelio de paz y perdón que cuestionaba las estructuras de poder y abuso político y religioso.

Su mensaje de solidaridad con los más pobres y marginados de la sociedad era una amenaza para los poderosos que hacían negocios con la fe y el dolor de los demás.

Si Jesús estuviera vivo hoy, probablemente sería criticado y perseguido por los mismos líderes religiosos y políticos que lo asesinaron hace más de 2000 años.

Su mensaje de amor y justicia social sigue siendo tan revolucionario y disruptivo como siempre lo fue, y continúa desafiando las estructuras de poder y discriminación de nuestra época.

Jesús no solo era un peligro para los sistemas de opresión y discriminación de su tiempo, sino que su mensaje sigue siendo una amenaza para aquellos que buscan mantener el statu quo y perpetuar la injusticia.

Su vida y su muerte son un recordatorio de que el amor y la inclusión son más poderosos que el odio y la exclusión, y de que el camino hacia la justicia y la paz a menudo implica desafiar las estructuras del poder establecido.

Jesús dijo: «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas. El segundo es este: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento más importante que estos» (Marcos 12:30-31).

Estas palabras resumen la esencia del mensaje de Jesús: el amor a Dios y al prójimo son los pilares de una vida plena y significativa.

Jesús también dijo: «Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios» (Mateo 5:9).

Estas palabras son una invitación a buscar la paz en un mundo que está lleno de violencia y conflicto, y a trabajar por la justicia y la reconciliación.

La vida y la muerte de Jesús son una prueba de que la paz y el perdón son posibles incluso en los momentos más oscuros y difíciles.

En síntesis; Jesús fue un irruptor del sistema establecido que desafió las estructuras de poder y abuso político y religioso de su tiempo. Su mensaje de amor, inclusión, paz y justicia social sigue siendo tan relevante hoy como lo fue hace más de 2000 años.

Jesús era un tipo demasiado peligroso para los sistemas de opresión y discriminación.

A Jesús lo asesinaron los religiosos y sistema político corrupto, un Cáncer social que aún sigue reinante.

Hoy, lo asesinarían exactamente los mismos, que van a misa, al culto, los mismos que lideran los aglomerados religiosos y los poderosos políticos y económicos.

Como dijo el apóstol Pablo, «No te dejes vencer por el mal, antes bien vence al mal con el bien» (Romanos 12:21).

Déjeme sus comentarios.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD