Inicio Destacados Facturación Electrónica impulsa el crecimiento económico de las MiPymes

Facturación Electrónica impulsa el crecimiento económico de las MiPymes

PUBLICIDAD

La reducción de costos administrativos, el aumento de eficiencia y productividad y la reducción del consumo de papel son solo algunos de los beneficios.

La DGII ofrece incentivos para las empresas que implementen la factura electrónica en el periodo de voluntariedad.

Santo Domingo, agosto 2023.- La implementación de la facturación electrónica en el país ya es un hecho. La facturación electrónica consiste en la generación, envío y recepción de facturas en formato digital, reemplazando las tradicionales facturas en papel. Para principios del año 2024, los grandes contribuyentes nacionales deberán haberla implementado, las empresas medianas por su parte, tienen límite de implementación hasta 16 de agosto del 2025, mientras que los pequeños, micro y no clasificados tienen hasta mayo del año 2026 para aplicarla.

Aunque es bien conocido que las Mipymes (Micro, Pequeñas y Medianas Empresas) tienen cierto temor a su aplicación debido a los cambios que implica en los procesos de negocios, la verdad es que la implementación de la facturación electrónica tiene múltiples aspectos positivos para las Mipymes. Gina Lovatón, presidenta de Voxel Caribe, nos comparte una serie de beneficios que destacan en este sentido.

Reducción de costos administrativos. La facturación electrónica simplifica el proceso de emisión, envío y almacenamiento de facturas. Esto se traduce en una disminución de gastos administrativos, liberando recursos que pueden destinarse a áreas más estratégicas del negocio.

Mayor eficiencia y productividad. Al automatizar la generación de facturas y facilitar su procesamiento, las MiPymes pueden ahorrar tiempo en tareas repetitivas, reduciendo la carga administrativa, la posibilidad de errores humanos y omisiones en los documentos, de esta manera, pueden enfocarse en otras actividades que agreguen valor a su negocio.

Facilita el control de inventario, flujo de caja y mejora la toma de decisiones. La digitalización de las facturas permite un mejor seguimiento de las ventas y compras, mejorando el control de inventarios y la gestión del flujo de efectivo. Los reportes automáticos proporcionan una visión más clara y actualizada de la situación financiera y fiscal de la empresa, permitiendo una mejor toma de decisiones basadas en datos precisos y confiables.

Reportería automática. La implementación de la facturación electrónica permite la generación automática de reportes fiscales y contables. Los datos de las transacciones comerciales se registran de manera digital y se transmiten electrónicamente a la Dirección General de Impuestos Internos (DGII), de forma inmediata. Facilitando el cumplimiento de las obligaciones fiscales y legales, al contar con un sistema que garantiza la integridad y autenticidad de las transacciones comerciales.

Clasificación en el Score Tributario. El Score Tributario es un indicador que califica el cumplimiento de las obligaciones fiscales de una empresa. La implementación de la facturación electrónica influye positivamente en esta clasificación de esta puntuación. Al contar con una alta puntuación en el Score Tributario, la empresa se considera de bajo riesgo fiscal, lo que disminuye las probabilidades de ser seleccionada para una auditoría o fiscalización exhaustiva.

Como beneficio adicional de muchos que se pueden sumar, la facturación electrónica fomenta la reducción del consumo de papel y la disminución de la huella ecológica, lo que beneficia al medio ambiente y puede ser un factor positivo para la imagen corporativa.

Las MiPymes que ya han implementado la facturación electrónica reportan resultados satisfactorios, viendo cómo sus operaciones se vuelven más eficientes y rentables. Aquellas que aún no han dado el paso, deben considerar seriamente esta transición como una oportunidad para mejorar su competitividad y adaptarse a la economía digital del siglo XXI.

En este momento la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) ofrece incentivos para las empresas que implementen la facturación electrónica en el período de voluntariedad, consiste en certificado de crédito fiscal hasta de RD$300,000.00 de acuerdo a la clasificación de las MiPymes.

“Aunque la aplicación de la facturación electrónica puede verse como un desafío en la actividad diaria para las Mipymes, también puede generar una serie de ventajas y beneficios para el desempeño de sus negocios y ser la puerta de entrada para una transformación digital”, expresa Lovatón. También explica que para implementar con éxito esta modalidad, los micros, pequeñas y medianas empresas pueden acompañarse de un proveedor autorizado.

Acerca de Voxel Caribe

Voxel, empresa española fundada en 1998, desarrolla soluciones de digitalización de la cadena de valor: facturación electrónica y flujos de aprobación, pagos y cobros electrónicos, gestión de proveedores, pedidos y albaranes electrónicos, gestión de gastos y conexión con administraciones públicas a través de su plataforma Bavel.

Voxel Caribe, filial de Voxel para los mercados de Caribe y Latinoamérica, inició sus operaciones en enero de 2013. En estos 10 años, Voxel Caribe se ha convertido en la red de referencia en el país en el intercambio de datos entre clientes y proveedores, con una cartera de más de 400 compañías y gestiona más de 50 millones de transacciones cada año a través de Bavel. Voxel Caribe, es el proveedor que más empresas está acompañando en su proceso para emitir comprobantes fiscales electrónicos. Actualmente son más de 150 las firmas que han confiado en Voxel Caribe para conectarse con la DGII.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD