Inicio EvidenCristianas INGREDIENTE CORAZÓN / Jenny Matos

INGREDIENTE CORAZÓN / Jenny Matos

0
PUBLICIDAD

Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; 24 sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís. Colosenses 3:23-24.

El hervor del sopón de arroz estaba a borbotones en la cocina y el grato aroma que expelía se difuminaba por toda la casa. Al llegar nuestra visita, sus cavidades olfativas se abrieron de par en par y sin tapujos espetó: “Si como huele tiene el sabor de aquí yo no me voy”, y todos nos hicimos a la risa.

PUBLICIDAD

Nos acomodados en la mesa del comedor y la dama que nos hacia los honores ese sábado de mayo, al llevar la primera cucharada a la comisura de su boca, con laxitud pasmosa saboreó el guiso, mientras los demás estábamos suspendidos en el aire, a espera de su aprobación, se giró a mí y preguntó: ¿Cuál es la receta? Yo con el dedo índice le invité que aproximara sus oídos y le musité: “Corazón”, ella aun saboreando el potaje simplemente levantó el dedo pulgar de la mano derecha en signo de “aprobado”, mientras dibujaba un dejo de satisfacción en la cara. ¡Tenía el rostro iluminado!

Como lo señala una parte de la porción bíblica usada en este artículo, “corazón” es en sí, una fórmala secreta que ha estado siempre en la Biblia para que las cosas obtengan los mejores resultados. Aquí lo que se habla en el verso es la palabra “ganas”. Lo que se hace de mala gana no se le pone corazón. ¿Me entendieron?

Quieres que el guiso de la vida te quede “Rico”, pues échales ganas, ponle entusiasmo, ahínco y tesón, porque cuando solo se le pone “músculos” sin corazón es un esfuerzo mayúsculo que produce un cansancio inusitado. Cuando se le pone corazón se saca el tiempo, insistes, persistes, perfeccionas tus técnicas y logras los mayores resultados. Porque eso que haces sabes que es para el Señor no para los hombres y para el Señor todo debe salir con excelencia. Hasta cuando cocines ten pendiente que el toque final de tus platillos es esa pizca de “corazón” que le da en toque final a todas tus recetas. Jenny Matos.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here