Inicio Destacados Estudio del OPD-FUNGLODE destaca reformas policiales en RD se basan en...

Estudio del OPD-FUNGLODE destaca reformas policiales en RD se basan en represión y no en prevención

0
PUBLICIDAD

La investigación precisa que las reformas policiales basadas en políticas de
reacción, represión y «mano dura» resultan en nuevas formas de violencia y en
una mayor cantidad de apresados.

Santo Domingo, RD. Un estudio publicado por el Observatorio Político Dominicano (OPD-
FUNGLODE) identificó las tres causas centrales de la ineficacia de las reformas policiales hasta el momento realizadas en República Dominicana.

PUBLICIDAD

La primera causa de la poca efectividad de las reformas policiales es que se configuran durante picos de violencia; es decir, a partir de crímenes escandalosos y/o hechos de sangre que consternan a la ciudadanía, mas no a partir de diagnósticos, estudios y planificaciones integrales.

La investigación de la entidad adscrita a la Fundación Global Democracia y
Desarrollo (Funglode) cita como segunda causa que estas reformas se basan
meramente en las experiencias de otros países, obviando la historia, cultura y
realidad propia; como tercera causa, que estas tienden a mal copiar, emular o
calcar modelos de otros países sin el análisis o reparo en las características
centrales de la situación nacional, en las especificidades de esos planes y en los
fallos o aciertos durante su implementación.

El estudio, de la autoría de Vladimir Rozón, coordinador de la Unidad de Partidos
Políticos y Sistema Electoral del OPD-Funglode, sostiene que existen cuestiones
fuera del proceso de reforma policial actual que deberían ser incorporadas.
«Entre estas se encuentran estudiar el modelo policial dominicano desde su
formación y ver los programas y reformas en materia de seguridad desarrollados en
la historia de la nación, para saber si son procedentes o no. Antes de estudiar a
otros países, se debe estudiar a República Dominicana», precisa.

Además, la investigación titulada «La reforma policial en República Dominicana:
una visión comparada» recomienda analizar la cultura policial e intentar cambiar su
formación militar originaria, pasando de las políticas de «mano dura» a las de
prevención; es decir, del modelo reactivo de policía a uno basado en inteligencia.

«Esto es: desarrollar diagnósticos de los problemas de seguridad enfrentados por la
población, identificar prioridades y definir propuestas de soluciones, determinando
un conjunto de metas y objetivos de la policía», considera Rozón.

También, el OPD-Funglode sugiere iniciar un proceso de descentralización de la
Policía Nacional enfocado en la creación de una policía local o municipal con
formación exclusiva en el seguimiento y la detención de los delincuentes comunes,
incluyendo una redistribución de los agentes policiales y colocando un mayor
número en las zonas de mayor riesgo, confiriendo a esta policía preventiva
facultades de investigación y definiendo claramente su accionar y jerarquía.
«Se sugiere incluir en la reforma del Código Penal una norma que permita a los
fiscales procesar delincuentes, incluso sin la denuncia de la víctima, partiendo de
pruebas como testimonios, vídeos y demás; es decir, las leyes deben establecer
que corresponde a los fiscales y no a las víctimas ni a sus familias, la
responsabilidad de iniciar el procesamiento y enjuiciamiento de los delitos comunes
como robos simples y atracos cometidos en contra de cualquier ciudadano»,
destaca Rozón.

Contexto
La investigación añade que en República Dominicana, las reformas policiales
presentadas en las últimas dos décadas y la implementación de los mismos
métodos o planes gobierno tras gobierno han resultado en una situación de
violencia e inseguridad que se ha mantenido prácticamente sin variaciones hasta la
actualidad.

El estudio revela que la principal muestra de esto es que una parte importante de
las medidas planteadas en la propuesta de reforma policial de 2021, tales como el
aumento de la vigilancia en los barrios, la implementación del «Plan Cuadrante», la
mejora de los procesos de reclutamiento y formación policial, y el retiro de las
armas ilegales de las calles, entre otras, ya estaban contenidas en las reformas de
2012 y 2016.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here