Inicio EvidenCristianas La importancia de la Biblia es sin igual, -Pruebas Indubitables-

La importancia de la Biblia es sin igual, -Pruebas Indubitables-

0
PUBLICIDAD

Silverio Manuel Bello Valenzuela

Este artículo es extraído del libro: «La Biblia es la Palabra de Dios, Pruebas indubutables», escrito por su servidor en el año 1987. Lo que leeremos a conitinuación, es la introducción del mismo.

PUBLICIDAD

Sobre la importancia de la Biblia como bendita y Sacrosanta Palabra de Dios, Thomas Carlyle, filósofo, historiador, traductor y matemático escocés del siglo 18, escribió:

La Biblia es la expresión más fiel que jamás haya vertido en letras del alfabeto el alma del hombre; a través de la cual, como por una ventana, como por una ventana, podrán todos los hombres morar hasta la lejana eternidad y discernir en vislumbres remotos sus distancias su distante y olvidado hogar”.

Esta apreciación de salió de la mente y del corazón de un filósofo y científico secular, sobre esta verdad tan real y profunda, las personas que todavía no le sirven al Dios de la Biblia, deben seguir los consejos que él da en su Santa Palabra, y recibir a Jesucristo como salvador y dueño de la vida de cada uno de ellos.

Todos los creyentes, del mismo modo, debemos seguir y obedecer al pie de la letra, las instrucciones y los consejos que Dios nos da este, su santo libro.

Sobre lo que es y lo que hace la Biblia en la vida del hombre, Pablo se lo dio a conocer al joven Timoteo en su segunda carta, es decir, en la 2Timoteo 3:14-17, cuando le escribió lo siguiente:

“Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; 15 y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. 16 toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea   perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”.

Podemos asegurar, sin duda ninguna, lo siguiente, que lo que siente en lo más profundo de su ser, todo creyente, que con reverencia solemne, comienza a leer la Palabra de Dios, es una prueba suficiente para entender que no se trata de un libro cualquiera. Pero, además, según los contundentes testimonios dados por distintas personalidades no creyentes, provenientes de diferentes medios y niveles sociales y culturales sobre las bendiciones que han recibido en su vida por haber leído ese santo libro, es otra prueba fehaciente de que ese texto sagrado es el medio que Dios usó para poner su Palabra escrita al alcance de toda la humanidad.

Por inspiración directa de su Espíritu Santo, Dios escogió a cuarenta escritores sagrados, a quienes usó como instrumento para revelarnos en la Biblia su ser eterno, su naturaleza divina y su carácter santo. El divino Señor, a través de esos santos hombres dio a conocer su plan de salvación a la humanidad. Reveló, además, de manera escrita su programa escatológico tanto para su iglesia como para con el mundo en la postrimería de los tiempos.

La Biblia es el libro que ha sido más perseguido por los enemigos de Dios y su pueblo; ha sido el más criticado por científicos escépticos; el más mal empleado por heréticos y erroristas; pero siempre el más amado, el más leído y el más reverenciado por los que aman a Dios en espíritu y en verdad. La Biblia es además, el libro que más bien le ha hecho a la humanidad.

Este libro ha vencido a todos sus enemigos; pero a su vez, ha bendecido a todos sus amigos. A través de los tiempos ha sobrevivido a todas las persecuciones que han venido en su contra. La Biblia en todos los tiempos ha sabido defenderse y probarse a sí misma ante quienes han tratado de poner en tela de juicio su origen y su autenticidad.

Ella ha sido:  La maestra de consulta legal de todos los juristas prominentes de la tierra; la consejera preferida de los verdaderos sabios; la modeladora por excelencia de la conducta humana; la fuente de inspiración de poetas y cantores. La Biblia ha sido, es y será la que derrumba las barreras sociales y culturales de los pueblos, y hace que sus habitantes se amen como verdaderos hermanos. Este es el libro del amor, del perdón y de la reconciliación. Es el libro que viene de Dios, que habla de Dios, que enseña de Dios; es el único libro que muestra el camino que conduce hacia Dios.

Finalizo declamándoles mi Poesía:

Libros Santi y Divino, Escrita en el año 1987. (Silverio Manuel Bello Valenzueal)

“Libro santo y divino Manantial de inspiración, Eres luz que a mi camino Alumbra en tu radiación.

En tus páginas benditas Encuentro satisfacción, Al leer tú me conquistas El alma y el corazón.

Tanto los hombres de ciencias Como príncipes y reyes Se inclinan en reverencias Ante tus santas leyes. 

Tu existencia sagrada Es salud al pecador, En ti está revelada La voluntad del Creador”.

Este libro se usa como auxiliar en la materia de Bibliología en varios de nuestros Institutos Bíblicos. Aunque es sólo de ochenta páginas, sin embargo, contiene datos e informaciones fidediganas, que le sirven de mucho bien a teólogos, maestros de Seminarios, de Universidades Teológicas y maestros de Escuela dominical. Por favor, adquiéralo, léalo y se convencerá.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here