Inicio Nacionales LA PROFESIÓN DOCENTE, VISTA DESDE ADENTRO

LA PROFESIÓN DOCENTE, VISTA DESDE ADENTRO

8
PUBLICIDAD

Claribel Doñé Martínez, M. A.

Este 30 de junio se celebra en nuestro país el día del maestro. Desde el año 1939, mediante resolución 6-39, en honor al fenecido Profesor Juan Emilio Bosch Gaviño, quien está entre los  más completos educadores de Latinoamérica.

PUBLICIDAD

Para hablar de la profesión docente en primer lugar cito la frase del escritor e historiador estadounidense Henry Brooks Adams, quien dijo: “Los profesores afectan la eternidad, nadie puede decir donde se termina su influencia”.  La mayoría de las personas hemos sido influenciadas en algún momento por un maestro, que atinadamente tocó nuestros sentimientos, de manera tal que nos sirvieron de empuje para lograr metas y encarrilar nuestros propósitos en la  vida.

La labor docente envuelve en su desempeño un arduo trabajo y mucha responsabilidad; como docente del Nivel Medio y Superior, les comparto algunas consideraciones de porqué llamarla “una digna profesión”.

Enfrentarse cada día a una cantidad de estudiantes los cuales viven distintas situaciones, que influyen en su comportamiento y estado de ánimo, como resultado del ambiente que les rodea y de los tiempos que les ha tocado vivir, tiene sus retos, considerando que la educación que reciben no sólo es impartida por sus padres, abuelos  y maestros, sino que son bombardeados por los medios de comunicación digital, con modelos de vida que intervienen en la mayoría de los casos de manera negativa en su conducta. Resulta que el docente también tiene situaciones adversas en ocasiones, pero debe dejarlas de lado para animar, enseñar, cuidar, guiar y hasta entretener al grupo que le atañe en ese momento.

La pandemia covid_19 trajo consigo tragedia y muerte, pero también nos ha dado una gran enseñanza, la educación pasó rápidamente de la forma presencial a la digital, manejada a distancia a través de las diferentes plataformas virtuales. Los docentes unos más que otros  nos vimos en la obligación de perfeccionar rápidamente lo que sabíamos sobre informática, para ponernos al tanto de lo que el mundo requiere en estos momentos que es individuos proactivos, capaces de resolver situaciones de manera pertinente. Esto significó un gran reto ya que tanto estudiantes como docentes no estábamos preparados para este cambio acelerado.

Antes de que esta pandemia nos afectara ya eran amplias las tareas del maestro, las horas contempladas de labor no son suficientes para las diversas tareas que hay que enfrentar, como son: planificación de las clases, escribir un diario anecdótico con las incidencias, llevar registro detallado de las calificaciones, controlar la asistencia, estar al día con las informaciones que requieren los registros, estar en comunicación con los padres, madres y tutores de los alumnos, en mucho de los casos los docentes completan su trabajo fuera del horario laboral establecido, restando así el tiempo de calidad que debe dar a su familia. No se puede dejar de lado que debe ser el primero en estudiar a profundidad el tema, de lo contrario no tendría argumentos ante los estudiantes.

Con la descomposición social que existe en algunas  familias, la labor se hace mayor, muchos niños y adolescentes que vienen de hogares disfuncionales descargan sus frustraciones en la escuela, exhibiendo  comportamientos que en ocasiones resultan difíciles de controlar. Algunos se muestran agresivos, utilizando griterías, malas palabras y en casos extremos, agresión física a sus compañeros y a los docentes.

Independientemente del arduo trabajo que realizamos, es gratificante, esto debido a que tenemos la bendición de ejercer una honorable profesión, la cual tiene a su cargo formar a los profesionales de otras carreras.  La profesión docente es una de tantas que requiere de una gran vocación, es una dadiva del mismo Dios, según dice la Biblia en el libro de Efesios 4:11.

Un aspecto que debemos tener en cuenta es el trato que damos a cada estudiante, esa generación que está sentada hoy en nuestras aulas, es la misma que en los años que nos queda por vivir, la encontraremos en el banco, en el consultorio, el taller de mecánica, en los escenarios artísticos, en el estadio de pelota, en el palacio nacional y en el peor de los casos en la calle delinquiendo. Si nuestro accionar para con ellos fue correcto, tendremos su cariño, su sonrisa y recompensa divina; y si por el contrario les humillamos o desconsideramos, su desprecio será evidente.

Un llamado sincero a los docentes a que sigamos esforzándonos por dar lo mejor, seguir capacitándonos tecnológicamente no es una opción, tenemos el deber de formarnos de modo que estemos a la vanguardia con las nuevas tecnologías, contribuyendo así a que tengamos un mundo mejor.

Claribel Doñé Martínez, M. A.

Contacto: 809-958-2112

Correo Electrónico: elauladeclaribeldm@gmail.com

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

8 Comentarios

  1. Ser maestro es más que una profesión, que un cúmulo de conocimientos, que el arte de enseñar. Ser maestro es una vocación que va con el educador en todo momento. Es un formador de conducta, es un guía, un orientador, es un artista que pone en práctica estrategias para extraer de sus oyentes las ideas . No sólo trasmite conceptos, sino que da las pautas para que sus receptores lo procesen. Pero muchos profesionales que están ocupando puestos de maestros , culpa de la politiquería que entoxica el país, que están muy lejos de lo que es UN MAESTRO .Admiro todos aquellos que se sienten identificado y que en realidad son maestros.

  2. Es una realidad , todo lo citado en esta publicación , por lo que felicito a todos los docentes que se esfuerzan para dar lo mejor de si en las aulas y en la totalidad de su trabajo. Excelente artículo.

  3. Muy buen artículo, en el cual se pone en evidencia la labor del docente actual y los retos a los que se enfrenta día a día. ¡Felicitaciones!

  4. Excelente artículo. Me sentí identificada.
    Asumir este reto de ser maestros en estos tiempos es todo un desafío que espero pueda atraer personas integras, llenas de valores y mucho amor, para así garantizar los cambios que nuestra sociedad requiere.

  5. Bendiciones abundante, muy atinado este tema sobre el docente en estos tiempos de cambios y transición luego de la pandemia, el mundo cambio y nos adaptamos a esta nueva realidad, seguir fortaleciendo nuestras competencias de manera continua, para el beneficio de nuestros jóvenes en R. D. Maestro de vocación e innovación 🙏

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here