Inicio Nacionales Escribir puede ser divertido y creativo.

Escribir puede ser divertido y creativo.

0
Tomás Javier Rubio
PUBLICIDAD

Tomás Rubio

Desde hace tiempo, quienes investigan sobre lectoescritura, están recomendando que leer y escribir sean aprendizajes simultáneos. También recomiendan que el método sea globalizado, que no se empieza a enseñar por las letras sino por las palabras, que los niños aprenden mejor así y van contextualizando lo que no entienden. Y una tercera recomendación es que la escritura y la lectura se relacionen con el placer y el juego.

PUBLICIDAD

A pesar de estas recomendaciones, seguimos viendo a los niños aprendiéndose de memoria el alfabeto, rellenando páginas y páginas de caligrafías y, sobre todo, poniendo carita de paisaje aburrido cada vez que se les habla de leer o escribir.

La pregunta que nos hacemos es: ¿Qué estamos perdiendo? Mucho. De momento los niños están perdiendo oportunidades para aprender jugando. Y eso sucede, entre otras razones, porque alrededor de la lectura y de la escritura hay una carrera de competencia por ver quién muestra antes, como si fuera un trofeo, a un alumno o a un hijo sabiendo leer y escribir. Pero también estamos perdiendo creatividad y capacidad de pensamiento, pues quien aprende solo memorizando, no aprende a pensar.

Decíamos al inicio que ya van años de recomendar hacer las cosas de otra forma. Y lo mejor es que esas recomendaciones vienen siempre acompañadas de ejemplos prácticos para hacer de la lectura y de la escritura un aprendizaje renovado y vivo. Si queremos futuras personas escasamente creativas y nulas para la crítica, lo tenemos fácil; solo hay que seguir poniendo a los niños páginas de caligrafía y premiarles porque recitan el alfabeto. Si lo que buscamos es capacidad de creación y motivar las ganas de aprender, podemos hacer una paradita y revisar hacia dónde va lo que hacemos.

Y como en Di Capacidad creemos que el arte aporta alegría a la educación, les traemos aquí una propuesta que solemos hacer en nuestras sesiones. Vaya por delante que creemos en la interdisciplinaridad de los saberes. Por lo tanto, cualquier razón o motivo que sirva para animar a un niño a leer o escribir, es válido. Y aquí incluimos el cine, los cómics, los videos musicales, etc.

En este caso les proponemos algo tan sencillo que tanto gusta a los niños: la masilla. Y vamos a aprovechar esa actividad donde intervienen las mismas manos que crean figuras de masilla para con esas manos, crear palabras. Se trata de integrar la escritura a niños que se resisten a escribir. En una de estas sesiones, le pedimos a un niño de ocho que creara un paisaje lunar y que añadiera una palabra. La palabra que hizo fue Pixar, el estudio cinematográfico de animación por computadora. Después le invitamos a narrar verbalmente lo que había creado.

Lo importante es ir con calma y sorprendiéndonos de lo que van apareciendo de esas manos infantiles que nunca dejan de crear y aprender, siempre que se les ofrezca caminos para ilusionarse. Hoy fue una sola palabra y un paisaje lunar, mañana este niño volverá a hacer otra creación y vendrán a sus manos nuevas palabras. Y no se negará porque para él, ahora escribir tiene un sentido divertido y creativo.

Tomás Rubio / Equipo Di Capacidad (Santo Domingo) Di Capacidad es un espacio inclusivo de arte y educación humanista. 809 434 1111

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here