Inicio EvidenCristianas Teólogo Robert Bueno: «Hay que recuperar la sencillez de la vida evangélica

Teólogo Robert Bueno: «Hay que recuperar la sencillez de la vida evangélica

0
PUBLICIDAD

Santo Domingo. El teólogo y docente universitario Roberto Bueno, expresó  que la comunidad protestante del país  debe recuperar la sencillez y  la reputación  de la vida evangélica. Indicó que  una forma para lograr esto  es poner la mirada en hechos importantes del movimiento de pre-reforma encabezado por   figuras trascendentes  como  Pedro Valdo,  Juan  Wycliffe  y  Juan Hus, quienes hicieron  esfuerzos por cambiar y transformar la iglesia cristiana de su tiempo.

Al hablar  en  capilla de la Universidad Nacional Evangélica  con motivo de iniciarse las actividades del mes de conmemoración    del  504 aniversario de la Reforma Protestante  del siglo XVI, el  académico  Bueno, explicó que los “Juanes” (Wycliffe y Hus), privilegiaron el espacio de la universidad  como plataforma de denuncia y anunciaron las reformas que requería sociedad  y la iglesia de su tiempo, tal como un siglo después lo hizo  Martin Lutero  con  sus 95 tesis.

PUBLICIDAD

“Pero lo importante es que en la biografías de estos hombres de fe, la universidad era el centro de acción para cambiar y transformar la sociedad y la iglesia de su tiempo, tanto Wycliffe  como  Hus, se sentían desafiados por el pensamiento profundo y complejo  que exigía la escolástica medieval de su época”.

Recordó que estos hombres formaron parte del  debate académico en el que se  abordaba el tema de cómo entender la realidad y cómo nombrarla.  «Este es un desafío que tenemos hoy día en el seno de la universidad. Tenemos que estudiar la realidad y “nombrarla” tal como ella se presenta para buscar alternativas  y referentes desde la fe  para aportar a su transformación».

«Tenemos el desafío de enseñar a pensar a nuestros estudiantes para que tengan la capacidad de transformar su realidad. No nos podemos quedar solo transmitiendo «conocimientos»,  hay que proveer herramientas para cuestionar la realidad teniendo como referente la verdad eterna de Dios».

Enfatizó que estos pre-reformadores  concebían que tanto la sociedad como la iglesia de sus días  debían estar modeladas por la iglesia apostólica.  Sostuvo que ambos tenían claro cual era su referente, por lo que  condenaban desde la cátedra como desde el púlpito el abandono del servicio y de la humildad.

Dijo que estas ideas fueron claves en sus tiempos, y desafiaron el poder religioso y político de sus mundos.  Señaló que los Juanes asumieron  un   compromiso con la verdad,  lo que implicó para ellos   una vida de dolor y sufrimiento. Ambos fueron condenados y humillados con crueldad hasta perder sus vidas. El gran desafío es nuestro teniendo antecedentes de hombres de la universidad comprometidos con la verdad y las transformaciones necesarias.

Explicó que la realidad actual que vivimos hoy es muy  diferente, pues  mayoría de  las personas que va a  la universidad lo hace para cambiar su bolsillo,  y esto  se refleja en  que un gran porcentaje de quienes  se hacen  docentes en República  no tienen como meta   desarrollar una vocación y  un compromiso para  cambiar la vida de sus  alumnos,  sino que  su  prioridad se reduce a  conseguir un nombramiento en el  Estado.

El poder y las riquezas

En otro aspecto de su presentación, Robert Bueno, expresó  que el  poder y las   riquezas son tentaciones que  no solo   permean   las iglesias  sino el contexto de la educación universitaria. Calificó como funesta  la tendencia  prevaleciente de que la  iglesia para realizar su tarea evangelizadora y fortalecer la identidad  se apoye sin más  alternativas en la fama y el dinero.

En sus recomendaciones finales, el académico  Robert Bueno, llamó a los  presentes a imitar el ejemplo de Wycliffe y Hus y  a seguir descubriendo y conociendo  la verdad  hasta hacerla vivir en nosotros  por medio del Espíritu Santo.

Rector: No hay reforma sin universidad 

Al presentar sus consideraciones dentro del espacio de los devocionales semanales, el doctor Juan Guerrero Ávila, valoró las puntualizaciones del docente  Robert Bueno, al tiempo que hizo conciencia ante  los presentes de que para que exista reforma debe ser desde la universidad.

“Deben meterse en sus mentes que el propósito de la UNEV no es hacer rico a nadie,  sino promover el evangelio y  contribuir a generar  en  nuestras iglesias el  avivamiento que se necesita para cambiar la sociedad”,  enfatizó.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here