Inicio EvidenCristianas MOMENTOS MEMORABLES ENTRE LA RESURRECCIÓN Y ASCENSIÓN DE JESÚS

MOMENTOS MEMORABLES ENTRE LA RESURRECCIÓN Y ASCENSIÓN DE JESÚS

118
0
Compartir
PUBLICIDAD

Telésforo Isaac

Los acontecimientos que sucedieron después de la crucifixión, sepultura y resurrección de Jesús, tienen trazos inauditos; son hechos memorables propicios para la atención de los religiosos, los investigadores socioculturales y las personas que buscan elementos históricos o raros para investigar y desarrugar.

PUBLICIDAD

Sin tratar de ser exhaustivo, se quiere presentar aquí, algunos de los hechos más notables entre la resurrección y ascensión de Jesús, que llaman poderosamente la atención de crédulos e incrédulos, de fieles cristianos y agnósticos.

1.- El anuncio de la resurrección de Jesús el crucificado. (Mateo 28: 1-10; Marcos 16: 1-10; Lucas 24: 1-12)

El primer día de la semana, (domingo) después de la crucifixión de Jesús en la cruz del Calvario, María Magdalena y otra María fueron al sepulcro donde el martirizado fue sepultado y descubrieron que la piedra que tapaba la tumba estaba quitada. María Magdalena fue y contó a los discípulos que había visto al Señor. Los discípulos Pedro y Juan fueron corriendo al sepulcro para verificar la información. Vieron que la tumba estaba vacía.

2. Los soldados que aguardaban el sepulcro fueron sobornados por jefes religiosos. (Mateo 28: 11-15)

Ante el acontecimiento de la resurrección de Jesús, los soldados que guardaban la tumba fueron a contar a los jefes judíos lo que había sucedido: que el cuerpo de crucificado fue ausentado de la tumba. Los regentes judíos les dieron dinero y les advirtieron: «Ustedes digan que, durante la noche, mientras ustedes dormían, los discípulos de Jesús vinieron y robaron el cuerpo». Los soldados recibieron el dinero e hicieron lo que se les había dicho. Y esta es la explicación que hasta el día de hoy circula entre los judíos.

3. Jesús camina junto a dos discípulos y se revela al partir el pan con ellos. (Lucas 24: 13-35; Marcos 16:12-35)

Jesús caminó junto a dos discípulos que se dirigían a Emaús, once kilómetros de Jerusalén. «Iban hablando de todo lo que había pasado. Mientras conversaban y discutían, Jesús mismo se acercó y comenzó a caminar con ellos. Ellos obligaron a Jesús para quedarse con ellos. Jesús acepto quedarse con ellos. Cuando ya estaban sentados a la mesa, Jesús tomo en sus manos el pan y habiendo dado gracias a Dios, lo partió y se lo dio. En ese momento se les abrieron los ojos y reconocieron a Jesús…»

4. Jesús se aparece a sus discípulos y se revela mostrando sus manos y costado y les da un importante encargo. (Mateo 28:16-20; Marcos 16:14-18; Lucas 24:26-49; Juan 20: 19-23)

Jesús aparece a sus discípulos de manera sorpresiva. Ellos se asustaron mucho, pensando que estaban viendo un espíritu; pero Jesús les dijo: » Miren mis manos y mis pies. Soy yo mismo. Tóquenme y vean. Compartieron una comida (un pedazo de pescado asado). Jesús aprovecho ese momento para hacerles recordar lo escrito en las Sagradas Escrituras y las profecías acerca del Mesías y les invitó a quedarse en Jerusalén hasta que reciban el poder que viene del cielo.

5. Jesús da solución a la incredulidad de Tomas al señalar las huellas de sus manos y costado. (Juan 20: 24-29)

Tomás, uno de los discípulos, no estaba con ellos cuando el Señor fue revelado a ellos. Al decirle que: – Hemos visto al Señor. Tomás contestó: – “si no veo en sus manos las heridas de los clavos, y si no meto mi dedo en ellas y mi mano en su costado, no lo podré creer”.

Ocho días después, Jesús se hace presente y Tomas estaba ahí y Jesús le dijo a Tomás: – “Mete aquí tu dedo, y mira mis manos: y trae tu mano y métala en mi costado. No seas incrédulo. Tomás entonces exclamó: – ¡Mi Señor y mi Dios!

6. La pesca milagrosa y las preguntas inquisidoras a Simón Pedro. (Juan 21: 1-19)

Jesús se aparece a siete de sus discípulos que eran pescadores. Estos no habían pescado nada. El Señor les dijo: «Echen la red a la derecha de la barca, y pescaran. Así lo hicieron, y después no podían sacar la red por los muchos pescados que tenía». Arrastraron la barca hasta la orilla y contaron ciento cincuenta y tres peces en la red.

Ya en tierra firme; desayunaron junto a Jesús, pero sin preguntarle nada. El tomo pan y pescado en sus manos y se los dio a ellos. Esta fue la tercera ocasión que Jesús se apareciera a sus discípulos.

Terminado el desayuno, Jesús hizo tres inquisidoras preguntas a Simón Pedro:

-«Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que estos? Pedro le contesto: -Si, Señor, tú sabes que te quiero. Jesús le indico: -Cuida de mis ovejas.»

7. Jesús se despide de sus discípulos, le da un contundente encargo y asciende a su padre. (Marcos 16: 19-20; Lucas 24: 50-53)

Al resucitar el Señor, dio indicación a sus discípulos de volver en Galilea; por tanto, el último momento de ver a Jesús fue en un cerro que él había indicado y allí le adoraron y el Señor señalo que «Dios me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra» y en esa coyuntura impartió el siguiente encargo a los discípulos: «Vayan, pues, a las gentes de todas las naciones, y háganlas mis discípulos; bautícenlas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo».

Telésforo Isaac, Obispo emérito Iglesia Episcopal/anglicana

PUBLICIDAD
Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here