InicioOpiniónEl rumbo de Manuel Jiménez / Mathias Reynoso

El rumbo de Manuel Jiménez / Mathias Reynoso

51
0
Compartir
PUBLICIDAD

No sé ni entiendo que le está ocurriendo al alcalde Manuel Jiménez con el buen desempeño de la alcaldía de Santo Domingo Este. El sonido de su música, el trabajo con la comunidad; sus botas de obrero, el prestigio nacional e internacional y el legado que ha venido cultivando por más de 30 años con el ejemplo como servidor público, están -en este segundo- perdiendo el rumbo.

PUBLICIDAD

(…) es como que Manuel Jiménez es otra persona totalmente diferente a la que nos tenía acostumbrada cuando él, en mangas de camisas, trabajaba día y noche desinteresada y apasionadamente por la comunidad y sus habitantes.

Hoy estamos frente a un personaje que solo emite un sonido onomatopéyico y no reacciona ante las gravísimas situaciones en que está inmerso el municipio. Y en lugar de tomar la dirección correcta, las distracciones o las contrataciones o la falta de liderazgo está llevando al municipio al despeñadero y también al mismo Manuel Jiménez.

No entiendo por qué un hombre tan preparado es obstinado. Hace todo lo contrario, sin importarle (quizá) a mellar todas sus promesas de campaña junto a los sueños de los munícipes de construir una ciudad vivible.

Todos estos planes se fraguan en casi un año de gestión, y su imagen de político responsable se diluye aceleradamente y también pierde la confianza en la masa votante.

Tanto es así, que el sólo hecho de hacer la ridícula comparación con la gestión de Alfredo Martínez, Manuel estaría quedando como el peor síndico. Nunca pensé que hubiera, después de Jiménez ganar la alcaldía, un alcalde peor que Alfredo.

Ahora la ciudad está en bancarrota en todos los niveles: social, moral y ecológico. Las calles siguen sin asfaltar, peor aún, hay más hoyos, más cráter. Las vías están todas oscuras. Postes sin luz y calles sin señaléticas. Los espacios públicos permanecen en ruinas. Las aceras intransitables por las yerbas, los escombros, estorbos y el mal hedor. Las áreas “verdes se volvieron negras. ” Aquella ciudad creativa, amigable, sociable que nos vendió Manuel Jiménez en la campaña de año 2020 para alcanzar a dirigir la administración del cabildo, a este minuto no sale de la cabeza de Manuel Jiménez, ni siquiera de su sombrero.

Por eso, nos sentimos defraudados, altamente preocupados, desesperados y con las manos puestas en la cabeza al no tener certeza de cuál sería el rumbo de Manuel Jiménez y Santo Domingo Este.

PUBLICIDAD
Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here