Inicio EvidenCristianas MIÉRCOLES SANTO: JESÚS PREPARA SU CENA PARA LA BATALLA

MIÉRCOLES SANTO: JESÚS PREPARA SU CENA PARA LA BATALLA

203
0
Compartir
PUBLICIDAD

Ante los sospechosos movimientos del Estado de la Bestia; Jesús anduvo con prudencia y cuidado, ya que la maquinaria destructora de esbirros, verdugos y criminales, habían planificado darle caza como un Cordero; pero no se atrevían atentar contra Jesús; porque los “Dos días después era la pascua, y la fiesta de los panes sin levadura; y buscaban los principales sacerdotes y los escribas cómo prenderle por engaño y matarle. Y decían: No durante la fiesta para que no se haga alboroto del pueblo”. Esta oportunidad la aprovechó Jesús, para permitirle a una Mujer Pecadora, que arrepentida ungiera y preparara su cuerpo para la Sepultura. Una vez más, Jesucristo revindica a la Mujer en medio de una sociedad machista: “De cierto os digo que dondequiera que se predique este evangelio, en todo el mundo, también se contará lo que ésta ha hecho, para memoria de ella”.

Pero el Sistema político y religioso, siguió maquinando contra Jesús; y valiéndose del presupuesto del Estado, buscaron sobornar a los tránsfugas y avaros entre los discípulos de Jesús, hasta que “entró Satanás en Judas, por sobrenombre Iscariote; y éste fue y habló con los principales sacerdotes, y con los jefes de la guardia, de cómo se lo entregaría. Ellos se alegraron, y convinieron en darle dinero; Y él se comprometió, y buscaba una oportunidad para entregárselo a espaldas del pueblo”. El mundo está lleno de traicioneros, farsantes y corruptos ladrones como Judas; y lamentablemente el Profesor Juan Bosch se equivocó, cuando publicó en el 1955, el libro titulado: Judas Iscariote, el calumniado. Porque la tesis del libro, es una herética y miserable defensa, que Bosch hace al traicionero, ladrón y corrupto Judas; y por vía del discipulado, algunas alimañas seguidores de Bosch, lo traicionaron por Balaguer y la Corrupción.

PUBLICIDAD

Jesús sabía que sus días y horas estaban contados, la hora de la madre de las batallas, se acerca a ritmo de tambores; las Simientes se preparan para la gran batalla. Pero antes, Jesucristo instituye su Cena que prefigura su victoria y la liberación de su pueblo: “tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo. Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados”.

La enseñanza central a sus discípulos, es que no hay libertad sin Sacrificio. Toda teoría de libertad Social sin derramar sangre, es una quimera Gandhiana que todavía tiene a la India esclava de la desigualdad, inequidad y parcialidad; aunque pequeñas castas gocen de opulencias y privilegios y tengan millones en Bombay. EUA goza de una significativa Paz, Justicia y Libertad Social, porque en sus primaveras de abril, 1861 al 1865, se diezmaron más de 600,000 almas, con la esperanza de crear un Estados Unidos, donde todos los blancos, negros, nativos e Inmigrantes del mundo, puedan convivir bajo la dictadura de la Ley y la Justicia. Vietnam, China, Japón, Rusia, Alemania, Inglaterra, Israel, Siria, Líbano e Irán son muestras, que la libertad social, política y económica; se paga con sangre.

Lamentablemente, la República Dominicana en el 1965, tenía la oportunidad de sentarse en la mesa del sacrificio, para ser libre socialmente; pero la desgracia del Imperio Yanqui, unida a la hipócrita OEA, y en coalición a la Iglesia católica, los poderes fácticos y los Militares, no le permitieron beber su copa de la libertad social; todavía la Indómita y Brava, y la siempre libre será, está de rodillas como esclava.

El Cuerpo y la Sangre derramada por Cristo es diferente en causa, propósito, finalidad y resultados; de la sangre derramada por los patriotas y mártires de este mundo; en Cristo el Pan y el Vino tiene:

A) Una dimensión universal:
“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna”.

B) Una presentación sustitutoria:
“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”.

C) Una acción expiatoria:
“En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que Él nos amó a nosotros y envió a su Hijo como propiciación por nuestros pecados”.

D) Un sacrificio Efectivo:
“y de Jesucristo, el testigo fiel, el primogénito de los muertos y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos ama y nos libertó de nuestros pecados con su sangre”.

Esta Cena ha unido a todos los creyentes en un cuerpo; para celebrarla en Adoración de acción de gracias a Dios, hasta que Cristo Venga por segunda vez. Y ha sido celebrada en la historia, derramando sangre desde Cristo hasta Esteban; desde el Apóstol Jacobo hasta nuestros días: en Asia, África, y la Media Luna Fértil; donde grupos Islámicos asesinan a cristianos. Pero esa sangre es la victoria y la libertad, que gozan los creyentes al saber, que si morimos con él, viviéremos y reinaremos eternamente con Cristo. Mañana Jueves de la Semana Mayor, Jesús se propone definir la ruta sin retorno hasta la Batalla decisiva en el Calvario; pero antes, Jesús alertará a sus discípulos, se fortalecerá en el Espíritu, y permitirá que los malvados lo arresten como si fuera un ladrón.

Rolando Diaz

PUBLICIDAD
Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here