Inicio Destacadas INSTRUYE A UN NIÑO, CAMBIA UNA NACIÓN

INSTRUYE A UN NIÑO, CAMBIA UNA NACIÓN

112
0
Compartir

LUIS DOMINGUEZ

La Biblia con mucha claridad anima a instruir a los niños en su caminar diario, que conformarían buena base para el ser humano adulto que tendremos en el futuro, esta formación hará que ellos no se aparten de ese diseño.

Los valores cristianos y la defensa de la familia, es una tarea silenciosa que se realiza en cada hogar y desde cada individuo. Logrando acumular parámetros firmes que dejaran riqueza moral a toda la sociedad.

Jesucristo afirmo que del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, sin duda que como se proyecta nuestra sociedad el cuadro que tenemos por delante es oscuro y aparentemente sin ninguna salida. ¿Cuál será entonces la solución a este panorama tan nefasto que observamos de nuestra sociedad?

La Escuela Biblica Dominical empezó en el año 1780, en una ciudad llamada Gloucester, Inglaterra. Robert Raikes era un periodista cristiano que no aceptaba la idea de que los niños pobres no tuvieran enseñanza básica. Los domingos los niños, andrajosos, sucios que infestaban las calles provocando desórdenes y disturbios en la vida urbana, transformando las calles en escuelas de vicio y maldad.

Muchos de estos niños durante la semana trabajaban, y nadie se preocupaba por el destino y suerte de ellos, que muchos más tarde se transformarían en ladrones, homicidas, falsificadores y que el gobierno inglés los deportaba para las Indias, Oceanía, alejándolos así del medio social.

Un domingo Robert Raikes reunió a un grupo de niños para educarlos y domingo a domingo la asistencia fue aumentando. Luego tuvo que organizar varias clases con el auxilio de otros profesores. Raikes recibió críticas y pasó a ser llamado: “maestro de andrajosos”, “padre de los harapientos”, “profesor de mendigos”, “bienhechor de los pobres”.

En 1787, siete años después, la escuela de Raikes era recomendada por los obispos de la iglesia oficial del Estado, pues su escuela alcanzaba ya los 20.000 alumnos. Los resultados fueron tan patentes que la propia Reina de Inglaterra fue informada de los cambios sociales que ocurrían en su reino, y Raikes fue llamado oficialmente al Palacio Real para exponer su proyecto, pasando a recibir muchas contribuciones por parte de los ricos, lo que hizo que otras escuelas fueran creadas.

Bajar la edad de imputabilidad no es la solución al problema como lo propone el proyecto sobre el nuevo Régimen Penal Juvenil que tratará el Congreso en las sesiones extraordinarias de febrero, porque el problema es mas profundo. Por eso hoy la Iglesia está frente a una disyuntiva, observar lo que esta ocurriendo, o involucrarse y formar el futuro de una nación. Esto solo lo logrará sembrando el mensaje de salvación de Jesucristo en los niños, adolescentes y jóvenes.

fuente: gaceta cristiana

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here