Malestar evangélico en Nicaragua por cerrar la entrada a misioneros

0
767

MANAGUA, NICARAGUA– Las restricciones migratorias que por decisión del gobierno de Nicaragua actualmente se aplican a los misioneros evangélicos que quieren entrar en el país para ayudar en labores sociales y de evangelización tiene disconformes a un amplio sector de las iglesias protestantes nicaragüenses, que no descartan manifestarse en la calle en los próximos días para demandarle al gobierno que modifique esta política migratoria.

Denominaciones como las Asambleas de Dios consideran que las restricciones migratorias a sus misioneros son medidas exageradas que afectan en el trabajo social y espiritual de las iglesias. Terencio Blanco, pastor y director de la Agencia de Misiones de las Asambleas de Dios, manifestó que estas nuevas disposiciones migratorias no tienen fundamento legal ni religioso, agregando que no hay ninguna razón lógica para aplicar este tipo de medida.

El gobierno de Nicaragua aún no ha sido claro en informar si las restricciones migratorias a los misioneros religiosos serán permanentes o transitorias. Blanco agregó que los líderes del Consejo Nacional de Pastores Evangélicos de Nicaragua (CNPEN) se reunirían para abordar el tema y definir las acciones concretas que tomarán.

POLÍTICOS NICARAGÜENSES APOYAN A EVANGÉLICOS

Para el ex presidente de Nicaragua Arnoldo Alemán, esta restricción del gobierno es una política errada que obstaculiza la importante labor social que vienen a cumplir los misioneros religiosos que llegan desde el extranjero. Marcos Carmona, director ejecutivo de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, (CPDH) asegura que estas restricciones migratorias resultan contradictorias, ya que mientras el Estado restringe el ingreso a misioneros religiosos, por otro lado, abrió de par en par las puertas del país al ex mandatario de El Salvador, Mauricio Funes, y al ex presidente del Parlamento de Guatemala, Luis Rabbé Tejada,  ambos señalados de corrupción en sus países.

“Lo peligroso aquí es, por un lado, que se permite a personas que tienen algo pendiente con la justicia en otros países, pero aquí los misioneros que vienen a tratar de aportar a las necesidades de algunos sectores se les está cerrando esa oportunidad; y al final; no se le hace daño al misionero o al religioso, sino al pueblo de Nicaragua” sostuvo Carmona.

Fuente: Protestante Digital

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY