¿También yo? Si, también tu

0
566

Por. Danny Vargas / Evidencias

El hombre joven se siente poderoso, viril, conquistador, jefe y líder y quiere y considera que puede llevarse el mundo por delante. De los 20 a los 50 es la etapa de mayor productividad en todas las áreas de la vida. Forma familia, trabaja, obtiene logros, consigue cosas, alcanza metas, y también se descuida mucho de su salud. Problemas de próstata, ni pensarlo. ¡Craso error!

La próstata es uno de los principales órganos del aparato reproductor masculino. Se localiza justo debajo de la vejiga y rodea la uretra. Ambos aparatos, reproductor y urinario, están íntimamente relacionados.

La glandula prostática (es una glándula porque produce sustancias) tiene el tamaño de una nuez en los hombres jóvenes y aumenta con la edad. Produce un liquido que nutre a los espermatozoides y es el compuesto principal del semen, por lo que es muy importante para la capacidad de procrear(fertilidad).

Este órgano viene en el paquete de su vida (no aparece en el cuerpo en la adultez) y su función es preponderante en el momento de mayor actividad sexual.

Si bien es cierto que el aumento de tamaño de la próstata (hiperplasia o hipertrofia) viene dado con el paso de los años, y la mayor incidencia de cáncer de la misma ocurre generalmente en personas de más de 50 años, el hombre joven también puede padecer de trastornos prostáticos.

La Prostatitis es dolor, hinchazón o inflamación de la próstata, o todos esos síntomas a la vez.

Generalmente se desconoce las causas de prostatitis. Puede ser consecuencias de una infección bacteriana que se extiende a la próstata desde las vías urinarias o desde la sangre. Algunas infecciones de transmisión sexual también pueden producir inflamación prostática.

Algunos hombres desarrollan una infección que evoluciona rápido, dando lugar a una prostatitis aguda, pero otros presentan prostatitis crónica, de larga duración, difícil de tratar y puede no ser causada por infecciones. Se ha descrito algunos casos de prostatitis sin inflamación, que generalmente no presenta síntomas.

En los diferentes tipos de prostatitis, la mayoría de los síntomas son causados por los espasmos musculares en la vejiga y la pelvis, especialmente en la zona que se encuentra entre el escroto y el ano (el perineo o nie). Es un fuerte dolor perineal, en la parte inferior de la espalda, y muchas veces en el pene y los testículos. También puede presentarse un aumento de la frecuencia y urgencia de orinar y la micción puede ser con dolor y ardor. El dolor dificulta la erección del pene y la eyaculación, por lo que el acto sexual resulta molesto y frustrante.

La prostatitis también puede acompañarse de estreñimiento y defecación dolorosa.

En la prostatitis bacteriana aguda, los síntomas tienden a ser mas graves. Puede haber fiebre, malestar general, dificultad para orinar, orina turbia y sanguinolenta e inflamación del vientre. Puede evolucionar con acumulación de pus en la próstata.

El diagnostico lo establece el medico mediante la historia clínica ( el paciente habla de los síntomas que presenta), el examen clínico (al tacto rectal la próstata suele estar muy susceptible y dolorosa) y los análisis de laboratorio (examen de orina, hemograma y cultivos de orina y semen, etc.)

El tratamiento va a depender del tipo de prostatitis y la sintomatología que presente el afectado, y por supuesto, es el medico quien lo indicara.

Recomendaciones:

-Higiene es la clave para mantenerse saludable. Higiene de su cuerpo, su hábitat, sus mascotas y los suyos. Ocúpese de la higiene de su cónyuge. Es una garantía para usted.

-No se automedique ni le de largas al asunto. A tiempo se evita males peores.

-Aléjese de la promiscuidad. La fidelidad conyugal le trae buenas recompensas.

-Saque tiempo para hacerse revisiones generales periódicas de su salud. Muchas enfermedades inician silenciosamente.

-Sea un canal de bendición multiplicando estas informaciones.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY