El Maestro de Escuela Bíblica: Una de las columnas de las iglesias evangélicas

Publicado por on jun 2nd, 2010 y clasificado en Nacionales. Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a travs de la RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o trackback a esta entrada

Edward Manuel Cifre

Edward Manuel Cifre

Por: Nelson Rodríguez M. E-mail: nelsonrodriguezmedina@hotmail.com /A Cristo se le honró llamándole Maestro. Él mismo magnificó este ministerio al comisionar a sus discípulos para que fueran a todo el mundo, y doctrinaran a las naciones, enseñándoles que guardaran todas las cosas queÉl les había mandado.

Hay razones para creer que Jesús quiso que se reunieran a los alumnos en clases, bajo la dirección de maestros hábiles para el estudio de la Palabra de Dios. Parece que así fue entendida la gran comisión, por lo que dice Hechos 5:42: “Todos los días, en el templo y en las casas, no cesaban de enseñar y predicar a Jesucristo”.

El sublime mandamiento de Cristo de enseñar a toda la gente es, hasta cierto punto, obligatorio para todos los creyentes del mundo entero. Pero juntamente con el mandamiento dio una promesa: “Y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:20). El Señor Jesucristo quiere que se enseñen actitudes, apreciaciones, hábitos, conducta, procedimientos y todas las cosas mandadas por Él.

En la organización de la Escuela Bíblica, el maestro es la persona más importante. Él es el centro del programa entero de Educación Cristiana. Si el maestro fracasa, la Escuela Bíblica también fracasa. Con razón se ha dicho que “el maestro es el obrero más alto y más importante de esta entidad educativa”.

Edward Manuel Cifre, director nacional del Departamento de Escuela Bíblica del Concilio Asambleas de Iglesias Cristianas Inc., expresó que el maestro de la escuela bíblica se define como el foco principal de este departamento. El maestro es el que enseña, el que educa, el que instruye, el que organiza, el que delega.

“El maestro debe saber que en su aula tiene personas de todos los niveles, tanto sociales como educativos. Es necesario que los maestros de Escuela Bíblica tengan el llamado de Dios, la vocación, el don de enseñanza, pasión por los estudiantes, manifestó el maestro Cifre, quien también es predicador y licenciado en psicología.

“No debe saberlo todo, pero si dominar una base de temas. Nadie puede dar lo que no tiene. Debe prepararse día a día, debe alimentarse de conocimientos para comunicar la palabra de Dios a los demás. El maestro debe dar ejemplo de preparación a sus alumnos. Debe capacitarte para poder darle enseñanza a otros, respondió Cifre, al preguntársele si el maestro de Escuela Bíblica debe ser un “sabelotodo”.

Edward Manuel Cifre entiende que el ministerio más importante es el de maestro, a pesar de que ha sido muy discriminado, ya que en los cultos de oración no se intercede por los maestros y el departamento de Escuela Bíblica, para que crezcan y se desarrollen.

“En el Antiguo Testamento la función de enseñar fue delegada a los sacerdotes y luego a los profetas. La gente confunde mucho el don de enseñanza con el ministerio de maestro. Mediante el don, el Espíritu Santo capacita a una persona para dar una explicación sobre un asunto bíblico, en un momento determinado, en cambio, el ministerio, la persona lo lleva en sus hombros, anda con él, vive con él, lo desarrolla durante toda su vida”, puntualizó Cifre.

“Dentro de las desventajas que tiene el maestro de Escuela Bíblica para desempeñar sus funciones se destacan la falta de motivación, el poco interés mostrado por los alumnos, lo que impide que la clase sea más interactiva. Al maestro le preocupa cuando faltan muchos estudiantes a la clase” dijo Cifre.

“La Escuela Bíblica ocupa el tercer lugar en la iglesia como el campo más efectivo en materia de evangelización y de misiones; constituye la metodología más importante para llegar a las almas. Sólo con oración el creyente no sobrevive, también necesita la palabra de Dios, es decir, conocerla e interpretarla. Cabe destacar que hay personas que rechazan el conocimiento y la idea de capacitarse en un instituto bíblico, como forma de crecimiento dentro de la congregación”, destacó Cifre.

También se refirió a los falsos maestros, que la Biblia dice que vendrían en los postreros tiempos a enseñar cosas divorciadas de las Sagradas Escrituras, y expresó que una de las consecuencias más graves de las falsas enseñanzas, es la división de muchas congregaciones; producto de herejías que han sido promovidas por el fanatismo religioso, mezclado con falsas profecías, que son transmitidas por supuestos maestros bíblicos.

Según algunos estudiosos de este tema, hoy más que nunca se necesitan maestros consagrados al Señor; que dediquen todo su corazón, entusiasmo, tiempo y energía a la tarea de instruir a otros, para que tanto los niños, los jóvenes y adultos de la iglesia, crezcan espiritualmente. Solamente así se puede tener una iglesia fuerte, con creyentes llenos del Espíritu Santo, dispuestos a honrar y servir al Señor.

El maestro, para que pueda cumplir con su verdadera tarea y responsabilidad, debe ser una persona convertida y llena del Espíritu Santo. El maestro que no es cristiano en hechos y en verdad, desacredita el puesto sagrado que tiene, y su primera responsabilidad es arreglar su vida con Dios o renunciar al cargo que desempeña en la iglesia.

Raikes

Raikes

Orígenes de la Escuela Bíblica

En 1781, Roberto Raikes, en Inglaterra, se propuso, con la ayuda de Dios, abrir una escuela donde no solamente se les enseñara a leer y a escribir sino principalmente la Palabra de Dios y buenos principios morales. Su “Nuevo Experimento” empezó en un lugar llamado “barrio de las cenizas”. Los primeros estudiantes eran de la clase baja de la sociedad, entre 6 y 14 años, y famosos por su mal vocabulario y mala conducta. Los estudiantes tenían que obedecer todas las reglas.

Raikes recompensaba los estudiantes buenos con Biblias, libros, peines, juegos, y otros regalos; pero castigaba a los que se portaban mal. Recibió burlas y oposición, pero fue reconocido por la Reina de Inglaterra.

Juan Wesley fue el amigo más poderoso que encontró este nuevo plan. Cuando murió Raikes en 1811, la asistencia en todas las escuelas dominicales había crecido a 400,000 estudiantes en Inglaterra. Guillermo Eliot, en 1802, fundó la primera escuela dominical en América en su casa y después en una iglesia. Esta fue la primera relación entre la escuela dominical y una iglesia local.

Esteban Paxson organizó 1,314 escuelas dominicales en el oeste de los Estados Unidos durante el período de los pioneros con una matrícula de 83,405 estudiantes. Se crearon organizaciones y convenciones, el énfasis misionero la llevó a los demás países. Se le llamó escuela dominical porque se impartía sólo los domingos.

1 Respuesta para “El Maestro de Escuela Bíblica: Una de las columnas de las iglesias evangélicas”

  1. rommel pugas cedeño dice:

    Soy profesor universitario titular, estoy en los caminos de Dios casi dos años; y quiero, asi como El me ha servido toda mi vida, quiero serlo para El.
    Dios les bendiga, Rommel

Deje una contestacin


Calle Manganagua No. 27, Los Restauradores, Santo Domingo, Distrito Nacional. Tel. Ofic. 809--537-5895  evidencias@codetel.net.do
Copyright © 2014 Evidencias Digital | Todos los derechos reservados

Desarrollado por Peniel Ramirez